CUENTOS, LEYENDAS, POEMAS...
DE COMETAS Y VIENTOS.

martes, 27 de abril de 2010

El mago de las cometas

                         El mago de las cometas
 Una vez un mago inventó un aparato para hacer cometas.
 Se parecía un poco a una máquina de cortar sopa, pero no
 era igual, y servía para fabricar cometas para todos los gustos, 
grandes o pequeñas, con la cola sencilla o doble, con luz amarilla 
o encarnada, etcétera.
 El mago iba por los pueblos y las ciudades y no dejaba de acudir
 a ningún mercado; iba incluso a la Feria de Muestras de Milán y
 a la Feria de Caballos de Verona, y mostraba su aparato en 
todas partes, explicando su funcionamiento. Las cometas salían 
 pequeñas, con un hilo para sostenerlas, pero luego, a medida
 que iban subiendo, se hacían del tamaño deseado, e incluso 
las mayores eran facilísimas de manejar. La gente se aglomeraba 
en torno al mago, como hace siempre alrededor de los que 
venden aparatos en los mercados, ya sean para hacer más finos
 los fideos o para pelar patatas, pero nunca compraban ni una
 cometa de las más pequeñas.
-         Si fuera un globo, quizá - decía una buena mujer -, pero
 si le compro una cometa a mi hijo, es capaz de hacer cualquier
 travesura.
 Y el mago: - ¡Vamos, ánimo! Vuestros hijos irán a las estrellas;
 comenzad a acostumbrarlos desde pequeños.
-         No, no gracias. Puede que vaya alguien a las estrellas,
 pero mi hijo, de seguro que no.
-          - ¡Cometas! ¡Cometas de verdad! ¿Quién quiere cometas?
Pero no las quería nadie. El pobre mago, a consecuencia de no 
 comer, porque no ganaba ni una peseta, se quedó en la piel y 
los huesos. Y una tarde que tenía más hambre que de costumbre 
transformó su aparato para hacer cometas en un quesito y se 
lo comió.
"Cuentos por Teléfono"
             Gianni Rodari
               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada